Ataque a París 13 noviembre 2015. Twitter como fuente primaria de información.

Viví el desarrollo de la masacre de París del 13 de noviembre de 2015 con Twitter como mi centro informativo. Una vez más.

La alerta de los tiroteos me llegó vía Twitter.

52 tuits. Auditoría.

A partir de ese momento ya entré en fase de “conexión”. Leer, buscar y empezar a seguir fuentes locales, identificar informaciones relevantes y con credibilidad suficiente, compartir. Publiqué 52 tuits en cosa de cuatro horas.

22 fueron retuits directos: 8 a medios, 7 a periodistas, 1 a un testigo que comparte foto, 4 con opiniones/reflexión de expertos, y 2 a tuiteros por sus reflexiones, como estos tuits:

14 corresponden a tuits míos con tuits incrustados. La visibilidd completa de los tuits incrustados son una de las mejoras recientes más positivas introducidas por Twitter. A mí me ha servido para traducir contenido, para seleccionar lo que me parecía relevante y dar el tuit como fuente para los que quieren más info. 7 tuits llevaban a prensa, 4 a periodistas, 2 a testigos y uno a fuentes públicas oficiales.

15 tuits míos. 6 con contenido informativo, citando fuente, 6 con reflexiones sobre relación prensa-Twitter, 2 con reflexiones sobre terrorismo y 2 de mensaje solidaridad.

¿Por qué hago mi auditoria de contenidos?

Porque quiero evaluar el papel que he jugado en Twitter. Porque Twitter es el lugar natural de información y conversación en situaciones de crisis intensas. Estar activamente en Twitter en esas circunstancias (que se está, aunque sólo se haga RT a contenidos de otros) conlleva responsabilidades, independientemente del número de seguidores que uno tenga. Ayudar, facilitar, o dificultar, obstruir, confundir. Fui muy consciente de esa elección con el seguimiento de la tragedia de Santiago (ver el punto 3 del análisis: “escuchar, incrementar el ruido, mejorar la calidad).

Twitter como fuente primaria de información

Con la tragedia de Santiago viví mi primera inmersión de crisis vivida en Twitter. Con el seguimiento de las movilizaciones de Kiev con la revuelta de Euromaidan, en febrero de 2014, caí en la cuenta de que Twitter era mi fuente principal para acercarme a cuestiones complejas. También lo viví así con el pánico social con los casos de ébola en España. Apunté en el análisis que se debía a la configuración amplia y abierta de las personas que sigo y que configuran mi TL.

Cuando esta nueva crisis apuntaba a proporciones extraordinarias, no me planteé en ningún momento ir a ver la edición online de ningún medio español. Sí que fui rastreando la de los principales medios franceses porque leo francés, y me quedé con el flujo de directo de Libération, como punto informativo de apoyo: actualizaciones regulares, citando fuentes externas y muchas veces incrustando los tuits o el nombre de usuario de los contenidos aportados. Todo muy tuitero. Estábamos conectados al mismo tiempo en casa con el seguimiento dado por el canal de TVE 24h. Más como acompañante que como fuente. Porque en ese aspecto siempre estaban detrás de lo que compartían las fuentes seguidas en Twitter. No es crítica; veo imposible que un medio sea capaz de adelantar sistemáticamente al resto de medios.

Algunos comentaban que la información distribuida desde Reddit era la más útil y valiosa. Fui ahí un rato. Pero precisamente, esos contenidos valiosos eran en su inmensa mayoría tuits, que ya habían circulado antes por mi TL.

Twitter para seguimiento de crisis, insuperable, insustituible.

Cada nueva crisis me confirma que no hay plataforma de contenidos alternativa que responda mejor a mis necesidades de información. Ningún medio individual. Probablemente Reddit pueda competir, y sea la fuente útil para muchos tuiteros, especialmente para los que siguen a pocas fuentes o no están dispuestos a activar seguimiento coyuntural de fuentes locales ligadas a la crisis. Queda la opción de seguimiento de listas creadas ad hoc por medios. Es una excelente opción para hacer filtro de contenidos. A mí no me sirve, porque me saca de mi TL, que es el que me garantiza acceso a perfil articulado: sigo a más de 3.500 usuarios, que me aportan algo.

Tampoco vale la nueva herramienta lanzada por Twitter, que también tiene el ánimo de ofrecer contenidos curados.

Twitter Moments puede cumplir esa función informativa para usuarios que quieran estar informados de los asuntos claves, pero no para los que buscan vivir el desarrollo de las crisis. Sí que jugará papel útil para permitir descubrimiento de contenidos no ligados a crisis.

Por todo esto, la prensa debe entender que su aportación (y recompensa) está en aportar valor en Twitter, no en capturar (y a veces engatusar) a tuiteros para que generen tráfico en su web.

Las crisis desnudan muchas prácticas antituiteras antediluvianas de algunos medios, porque afortunadamente ya empiezan a ser unos cuantos los que practican comunicación tuitera de crisis.

Con todo, y aunque parezca paradoja, Twitter ni entierra ni es enemigo de la prensa, sino que es sin duda uno de sus principales aliados, frente a otras muchas plataformas que sí se están convirtiendo en competidores.

Pero Twitter no es una herramienta de uso universal

A pesar de todo lo dicho, Twitter es una plataforma que es prescindible, aunque sea insustituible. No será nunca de uso universal, porque no cubre una necesidad básica y global. Y es bueno que los (parece) despistados ejecutivos de Twitter lo asuman y lo gestionen en cuanto antes. Algo de esto contaba en una entrevista a Aceprensa.

Twitter no será ya nunca universal, porque su servicio principal es responder al “¿qué está pasando?”. Para eso, Twitter es y seguirá siendo imbatible con tal de que no expulse a los periodistas y expertos. De hecho, así es como Twitter recibe al usuario:

Twitter qué está pasando

Pero esa pregunta interesa a unos cuantos, no a todos. Son muchos más los que pueden estar interesados por el “¿Qué ha pasado?” o “¿Qué pasó?”. Y para responder a esas preguntas, siguen funcionando muy bien la prensa e incluso Facebook.

Y luego está el “¿Qué tal estás?”, “¿Qué estás haciendo?”. Esas cuestiones son las que dan acceso potencial a usuarios de modo universal. Hubo un tiempo el que una buena parte de ests cuestiones se trataban en Twitter, pero han ido migrando hacia otros espacios más naturales para ello, primero Facebook, pero luego Whatsapp, Instagram, y ahora, parece que también Snapchat.

Veo esa segmentación como inevitable, y marca el futuro posible de Twitter, porque salvo que lo estropeen más, Twitter seguirá siendo el lugar natural para el “¿Qué está pasando?”, pero nunca recuperará la centralidad del “¿Qué tal estás?”, que parece que quiere recuperar con los corazones, los hashtags de 1D y otras ocurrencias. A ver qué hace Twitter con Twitter.

**

Foto: Instragram @Newsreputation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s