De corazón a corazón: Querido Twitter, hoy te amo menos que ayer. Os añoraré, FAVs

El fatídico día llegó. Twitter ha consumado el horror que había tanteado hace unos meses. Mata la estrella de los Favoritos, la sustituye por un corazón. Ellos dicen que es un “me gusta” y mucho más. Pero es un corazón. Un corazón no es una estrella, no es un favorito.

No es cuestión de fanatismo icónico. Twitter acaba de modificar de manera sustancial mi experiencia tuitera. Para peor. Para mucho peor.

Ya escribí mi indignación hace un año largo, cuando introdujo un cambio parecido, pero de  menos calado (y que luego acabó deshaciendo): “Marcar como favorito no es hacer retuit. Decepciona que Twitter lo haya olvidado” (ver análisis). La historia hoy es “Marcar como favorito no es un ‘me gusta’. Decepciona que Twitter lo haya olvidado”.

Un corazón es un me gusta, un te quiero, y reacciones similares

Nos cuenta Twitter en su gif de presentación del cambio que “puedes decir mucho con un corazón”:

Puede decir mucho, pero todo lo que dice conecta con reacciones emocionales positivas de aprobación. Es que es un corazón; no hay que darle más vueltas.

La variedad de significados de los FAVs

El mapa de reacciones ligado a una estrella-favorito es mucho más amplio.

Para muestra, el excelente mapa de significados de un FAV identificado en un artículo publicado en el Washington Post.

los favs no son corazones

Espectacular. Y corresponde a la experiencia de uso de los tuiteros activos. Un FAV nos sirve para dar muchos significados, sólo una porción está ligado a reacciones similares a “me gusta”.

Soy, era un usuario que se ayudaba mucho de los FAVs en la articulación de la conversación. Ahora se me va a quedar lastrada porque la lectura e interpretación del otro de un corazón puede dar lugar claramente a malentendidos, al interpretar por un “me gusta” lo que antes no lo era.

De cómo los dichosos corazones van a estropear notablemente mi experiencia tuitera.

No puedo hablar por otros, pero sí por mi experiencia. He publicado hasta la fecha 42.700 tuits, incluyendo RT, dede 2011. He marcado 30.100 tuits como Favoritos. Ahora en mi escritorio los tiene etiquetados como “Me gusta”. Eso es mentira, porque un porcentaje muy alto de ellos no están ahí porque me gusten, sino por otras razones. Cuando tenga algo de tiempo, haré clasificación de mi mapa de reacciones personal.

Para mí un porcentaje elevado de los FAVs corresponden a “este contenido tiene pinta de ser interesante, lo archivo como FAVs para verlo más adelante, a ver si me gusta”. O “te he leído”, o “leeré más adelante lo que me pasas”.

Simplemente, a partir de ahora voy a refrenar mi marcaje de tuits, porque no quiero que nadie crea que me gusta un contenido que no he leído. Y por culpa de esa inacción voy a dejar de archivar muchos contenidos que parecen potencialmente interesantes, por lo que Twitter será menos interesante para mí.

Y por culpa del corazón, Twitter me generará momentos nuevos de desazón, porque no querré sembrar Twitter con corazoncitos, y la ausencia de interacción será interpretada como ausencia de interacción.

Todo un desproposito. Mi corazón llora hoy. Porque amo menos a Twitter que ayer. Y no es por mi culpa.

Reacciones

(actualización)

Tenemos una buena colección de reacciones iniciales. Además de las individuales, otra de las novedades recientes de Twitter nos permite capturar reacciones colectivas. Las encuestas binarias. Algunas de las novedades de Twitter son tuiteras, a pesar de todo.

La lista de las limitaciones asociadas a encuestas anónimas en espacio abierto sin filtros ni capacidad de selección es casi infinita. No lo niego. Game Grumps tiene una de las mejores antiencuestas, y ha recibido 21.000 votos:

encuestas contradiccion

Pero en algunos contextos específicos, sin poder convertirse en representativas, sí que son informativas de estado de opinión. Porque en algunos casos se reducen los riesgos de sesgo.

Es el caso para las múltiples encuestas que se han lanzado para preguntar a los tuiteros si prefieren el “me gusta” o el “favorito”. Esa pregunta permite extraer información válida no del conjunto de los tuiteros, pero sí de los que han visto y reaccionado a esa encuesta (recordemos que se vota sin saber cómo está el resultado de la votación). No hay razones para esperar sesgo favorable a uno de los dos grupos.

Muestro los resultados de votaciones en cuentas de medios en España, Estados Unidos, Argentina. Son un total de 18.000 votos. La tasa de rechazo oscila entre el 86% y el 61%.

encuesta favoritos 1encuesta favoritos 2encuesta favoritos 4encuesta favoritos 3encuesta favoritos 6encuesta favoritos 5encuesta favoritos 7

(Actualización) Añado la encuesta de @polls, cuenta de BuzzFeed. Con resultado relevante, porque contiene 69.000 votos. Y es contundente: el 86% prefiere los Favs.

polls de polls fav

Es cierto que es reacción inicial ante un cambio, por lo que la novedad casi siempre está penalizada. Lo interesante sería que un medio con mucha audiencia fuera sacando la misma encuesta cada día, para ver el peso de la asimilación del cambio. Pero podemos afirmar con los datos que tenemos que la reacción inicial es de rechazo mayoritario, aunque no unánime.

Hemos hecho también análisis de sentimiento de tuits en español en los que se mencionaba a los FAVs, con nuestra herramienta SMCA-MRI. Son 6.000 tuits originales, todos los publicados entre las 9 y las 11 de la noche del 3 de noviembre de 2015.

Nula activación de valores racionales positivos (cuandrantes azules), algo de activación emocional positiva (cuadrante verde), ligado al sentimiento “emocionado”, que por tanto puede entenderse en este caso como reacción de tristeza. Finalmente, alta activación de sentimientos negativos. Se activan especialmente los de rechazo: “Lamentable”, “Inaceptable”.

Los favs

Una salida airosa: que convivan estrellas y corazones

Una primera lectura de reacciones es la de rechazo del corazón-me gusta. Pero la clave principal es que los usuarios de Twitter señalan que los Favoritos juegan un papel que no va a conseguir ocupar el corazón. No significa que se rechace de plano la posibilidad de reaccionar con un “me gusta”.

Si hay que escoger uno de los dos, la respuesta es clara: por favor, volved a la estrella-favoritos. Lo piden hasta trabajadores de Twitter.

Pero la mejor salida, creo, es que en vez de sustituir a las estrellas, el corazón conviva con ellas. Pasaríamos de la actual situación de pérdida a una de oportunidad. Se conseguiría enriquecer los matices de la conversación. Para el análisis de sentimiento e impacto de marcas tanto comerciales como institucionales y personales, Twitter se convertiría en una plataforma todavía más valiosa para análisis de reputación.

Querido @Jack, #WeneedFAVs. Resuélvenos el problema.

weneedfavs

Un comentario en “De corazón a corazón: Querido Twitter, hoy te amo menos que ayer. Os añoraré, FAVs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s