Crisis, alarma social y Twitter. El caso de la sanitaria española infectada de ébola

6 de octubre de 2014. Alarma social de grandes proporciones nada más conocerse y confirmarse que una sanitaria madrileña había contraído el ébola. Formaba parte del equipo que había tratado al médico repatriado, que falleció por la enfermedad.

Llegó a mi TL y compartía la fuente que me pareció fiable, a las 18h 32.

Lo acompañé de mi primera reacción sobre la crisis que se iba a avecinar:

.

Impacto del caso de contagio en Twitter

Twitter no es representativo de la realidad (el que lo pretenda, o no conoce Twitter, o no conoce la realidad). Pero sí que es informativo y revelador de comportamiento individual en contexto y exposición colectiva. Twitter sí que te cuenta muchas cosas sobre las personas que están detrás de los tuits.

Como termómetro de acontecimientos con impacto social, Twitter es buen indicador. En ese sentido, la explosión de conversación social sobre el caso fue brutal. Como en otras grandes crisis previas, concentró toda la atención y contenidos vertidos en Twitter desde las 7 de la tarde, y anuló el resto de temas.

Aporto algunas medidas de impacto:

El 6 de octubre se publicaron 1,6 millones de tuits con mención a ébola o #ébola, en todos los idiomas.

El promedio diario de tuits sobre ébola de los últimos 7 días se sitúa en 1 millón. Correspondían a la identificación del infectado en Texas.

En los 30 días previos al caso de Texas la media de tuits diarios era de 200.000

En el ámbito en castellano, tomando una muestra amplia pero no completa, tenemos lo siguiente:

Tuits el 6 de octubre: 690.000 tuits

La semana anterior: 70.000 tuits diarios

30 días previos al caso de Texas: 23.000 tuits diarios

Tuis sobre Ana Mato: 197.000 tuits

Tuits con #AnaMatoDimisión: 152.000

Los datos nos permiten dar otras medidas indirectas del impacto social de la crisis en España.

Los tuits globales sobre ébola, excluyendo los tuits en castellano publicados el 6 de octubre suponen el 10,5% de todos los publicados en los últimos días. En el caso los tuits sobre ébola en castellano, los tuits del 6 de octubre suponen el 41,6% publicados en los últimos 30 días.

.

Las crisis con alarma social son un momento privilegiado para aprender

Disfruto y aprendo como pocos en Twitter y gracias a Twitter. No es que me lo proponga y haga esfuerzos especiales para ello; es la constatación de un hecho. Ahora mismo me prometo reflexionar más sobre este hecho y si encuentro algo, lo compartiré aquí o en Twitter. Una parte de la respuesta reside en mi perfil inductivo y empirista. Me convence mucho más el análisis de los datos que las teorías sociales (y económicas, que son sociales). Y precisamente porque las teorías sociales interesantes conectan con esferas difíciles de medir, he orientado mi investigación y mis preguntas hacia la medición de intangibles. El análisis de contenidos en redes sociales es un valioso, inestimable y muchas veces imprescindible aliado para sondear algunas de las respuestas.

Las dinámicas virales y los movimientos colectivos azotados por una crisis con alarma social son en sí mismo un marco espléndido de aprendizaje de tendencias y comportamientos individuales y colectivos.

Sin ser consciente al principio, me he dado cuenta que la crisis del contagio de la sanitaria por ébola me ha mostrado un cambio personal, que ya no es circunstancial, y del que no era totalmente consciente.

.

Mi TL de Twitter es mi fuente primaria exclusiva de información y análisis. Especialmente en crisis.

No es nuevo para mí la constatación de que Twitter es mi fuente primaria de información sobre los acontecimientos sociales y políticos. Recientemente apuntaba en Twitter que si bien comparto la tesis de José Manuel Rodríguez de que en general es una mala idea informarse en redes sociales, no sucede así en mi caso.

La razón: la calidad contrastada de la gente a la que sigo en Twitter. Porque son expertos de lo suyo fuera de Twitter.

¿Qué es entonces lo nuevo que he descubierto con la efervescencia tuitera con el caso del contagio de ébola?

Que ya no es Twitter mi fuente de información, sino que lo son exclusivamente las personas a las que sigo en Twitter.

Parecerá una tautología, una redundancia. Pero no lo es. No lo es en fases de crisis que concentran toda la conversación en Twitter.

Me dí cuenta de la diferencia cuando leí y compartí con un RT este tuit

Creo que es un resumen perfecto de la inmensa mayoría de tuits y de la decepcionante impresión que muchos se habrán llevado al pasease por Twitter… pero eso no es lo que yo viví ayer en Twitter.

Ayer yo volví a aprender más cosas sobre el ébola, sobre el protocolo seguido o fallido, sobre la gestión de las crisis de comunicación. Confirmaron algunas de mis intuiciones, echaron por tierra muchas otras. Y todo nació y vivió en mi TL personal, forjado por las contribuciones de bastantes de esas 2.600 personas y cuentas corporativas que sigo en Twitter.

Como en casos anteriores, no tuve ni tiempo ni necesidad de acudir a los medios online. No digo en absoluto que sean superfluos, sino que sus contenidos más relevantes me los hacían llegar las personas que sigo en Twitter. El contenido valioso venía ya en el tuit, por lo que no me llevaron ninguna vez a un medio online. Ni me planteé conectarme a la televisión (¿para qué?). En cambio, sí que accedí a contenidos específicos producidos por fuentes no periodísticas. Por ejemplo, un decálogo para gestionar comunicación de crisis del blog de Luis Serrano, especialista en información en emergencias.

Porque yo prefiero el análisis a la opinión, valoro y me enriquecen especialmente los tuits de análisis. Y en este aspecto la cosecha volvió a ser excelente anoche. Por eso me vi obligado a compartir el brillante y equilibrado análisis contenido en la ristra de tuits de Xavier Aldekoa.

Xavier y muchos otros a los que siguo me confirman que el resumen de la crisis del ébola en Twitter no es la que muestra Txema Díaz, sino un cuadro mucho más rico y complejo, que sin duda me ayuda a crecer personal y profesionalmente.

Donde quiero llegar es al hecho de que esta vez (y veo que en muchas otras veces antes, sin ser consciente) no salí ni una sola vez de mi TL para explorar otras vías de información. Es decir, que también prescindí de buscar “a ver que se cuenta en Twitter” mirando en los TT (todos ellos sobre la crisis de ébola) o haciendo búsquedas de términos concretos en Twitter. Todo lo que necesitaba y quería saber sobre el ébola, tanto en términos de información como de análisis (y opinión) lo encontré leyendo tuits de las 2.600 personas que sigo en Twitter.

.

Twitter como fuente primaria de información

Soy consciente de que mi uso de Twitter no es representativo de la media. El poder de Twitter es que desde la simplicidad de un espacio abierto en el que se pueden publicar y leer unidades de contenido de 140 caracteres con posibilidad de enlace a contenidos externos, eso genera que hay un Twitter para cada tuitero y que las variedades de conversación social que genera son casi infinitas.

Aunque la mayoría no lo usa como yo, también sé que no soy el único que ha convertido a Twitter en fuente primaria de acceso a información y contenidos para eventos y acontecimientos en vivo. Y que muchos de los que son más jóvenes y usan de manera regular Twitter desde su adolescencia tenderán a un comportamiento muy similar al mío. Las consecuencias para todos los profesionales que generan contenidos, y para los medios de comunicación en particular son de largo alcance y creo que imparables.

.

¿A quién y a cuantas personas seguir en Twitter?

Mi experiencia me lleva a preguntarme sobre mi propia política de personas a seguir en Twitter. Desde hace más de dos años, sigo a los usuarios que tienen cosas que contar. Mi criterio es que una proporción significativa de sus tuits debe aportarme contenidos de los que pueda aprender. Por lo tanto, sigo a gente tanto que veo que son expertas o muy interesadas en temas que me interesan mucho, como a otros que son muy buenos en temas que conozco poco. De ambos aprendo. Deben ser tuiteros activos. No me he fijado límites de número máximo de personas a seguir.

Dicho está que hay mil maneras de vivir Twitter. Cada uno escoge la que más se adapta a sus gustos. Pero el corolario que extraigo de mi análisis del TL como fuente primaria de información es que esa experiencia no es posible con cualquier política de personas a seguir.

Aquellos que siguen a pocas personas y que todas ellas se supone que son selectas y dotadas con criterio probado (estamos hablado de seguir a 100-500 cuentas) gozarán de un TL con una tasa altísima tasa de contenidos de calidad. Pero es altamente probable que no consiga ni la tasa de actividad suficiente ni la variedad de perfiles necesarios para poder disfrutar de análisis profundos y complementarios de las distintas crisis que se vivan en Twitter: al ser pocos, hay muchos riesgos de que muchos no intervengan porque no están en Twitter en ese momento o su papel de experto no alcanza el tema de la crisis.

Aquellos que siguen a miles de usuarios no por lo que cuentan, sino como medio para ganar seguidores, en la lógica te-sigo-si-me-sigues se encontrarán inevitablemente con el Twitter del “1. Vamos a morir todos; 2. Gobierno al paredón”. Más todavía aquellos que están en la zona de seguir a decenas de miles de personas. Eso equivale a estar constantemente en los TT de Twitter. Es evidente que muchos de esos usuarios acceden a contenidos de calidad gracias a las listas de Twitter, con un número más restringido de usuarios. El problema es que esas listas casi siempre se hacen por áreas (así es al menos en la gran mayoría de las listas en las que me han incorporado), por lo que impiden alcanzar la visión global que aporta una fuente única con perfiles de áreas de experiencia muy diversos.

***

Porque hay mil modos de vivir la experiencia Twitter y cada uno hace con Twitter lo que le da la gana, se llega a que cada uno tiene la experiencia Twitter que merece.

Por Francesc Pujol, @NewsReputation

2 comentarios en “Crisis, alarma social y Twitter. El caso de la sanitaria española infectada de ébola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s