Marcar como favorito no es hacer retuit. Decepciona que Twitter lo haya olvidado.

Twitter confirmó oficialmente en agosto que unos de sus últimos experimentos se convertía en nuevo uso oficial: desde agosto 2014, en nuestra cronología de Twitter (timeline, o TL) ya no aparecerán sólo tuits y retuits de las personas que seguimos. Además de los tuits promocionados ya incorporados hace meses, desde ahora aparecerán tuits de personas que no seguimos y tuits marcados como favoritos por parte de personas que seguimos.

En qué consisten los cambios en el timeline.

En el centro de ayuda de Twitter, en la sección “¿qué es una cronología de Twitter”, despacha el asunto con un “puedes ver… contenido que puede ser relevante para ti”.

cronologia Twitter reglas

En cambio, por una razón que se me escapa, añade explicaciones del por qué del cambio en la versión en inglés.Timeline twitter new rules

Es lo que se ha explicado en medios especializados: la intrusión de contenido externo no se hará de manera aleatoria. La selección de esos tuits estará ligada al interés que suscitan entre la red propia (sin que se especifique si se refiere a personas seguidas, a seguidores o a ambos). En suma, Twitter va a intentar ser más listo que las personas que seguimos, y nos compartirá el contenido que ellos hubieran compartido con nosotros si fueran más listos e interesantes de lo que son. 

El fin oficial es loable: “nuestro objetivo es hacer de tu timeline algo todavía más relevante e interesante (de lo que es por tus propias decisiones)”.

Lo del pollo: si uno se comió el pollo servido para dos, de media cada uno comió medio pollo

Está claro que Twitter puede hacer de Big Brother e intentar hacernos felices más allá de nuestras propias aspiraciones. Tiene herramientas para ello, y las estadísticas cuando juegas con millones de observaciones (big data again) no mienten: de  media acertarán. Pero en el mundo real no todo se acaba con las medias, y es en los extremos dónde la pueden pifiar e ir estropeando el maravilloso invento que era Twitter por manipularlo con algoritmos que sustituyan las decisiones de las personas reales que he decidido seguir en Twitter.

Algunos de los que estamos en Twitter le damos mucho más valor (negativo) a los errores puntuales que va a cometer que a la mayoría de aciertos que nos proporcionará.

Vayamos por partes para explicar por qué para mí este cambio empeora mi experiencia tuitera. Para ello hay que considerar los dos escenarios: la experiencia como usuario receptor de contenido ajeno y la de usuario emisor.

Recibir contenido intruso seleccionado por Twitter

Aunque creo que Twitter no conseguirá hacerlo mucho mejor de lo que hacen las personas que sigo, no veo en este aspecto los problemas mayores de las nuevas reglas de Twitter. 

Básicamente, Twitter se convierte en el listillo al que sigo quiera o no, y compartirá el contenido que ve que tiene tasas de interacción mayor. De estos hay muchos en Twitter, y no son los usuarios que suelo seguir. Como soy del partido de llevar la contraria, veré con predisposición negativa el contenido que me comparta. En sus elecciones está el convencerme.

Gastará espacio de mi timeline para sugerirme cuentas a seguir. Es un cambio importante en los smartphones (que suponen el 85% de la actividad tuitera), porque lo pasan de la pantalla “descubre” a la pantalla principal. En los ordenadores, implica pasarlo de la columna derecha a la columna central. Sé de antemano que ese cambio es un retroceso para mi uso de Twitter. Nunca tomo en consideración sus propuestas como criterio para seguir a nuevos usuarios. El cambio será un engorro como lo son los tuits promocionados, pero no será un drama.

En cuanto a los tuits seleccionados por Twitter porque han sido marcados como favoritos por usuarios a los que sigo, no creo que llegue a convertirse en problema serio. Sin embargo, para usuarios como yo que ya sigo a más de 2.500 personas, me pregunto qué contenido interesante me puede llegar vía favorito que no me haya llegado antes vía RT. Y si no me llegó vía RT, es una señal de que probablemente no me va a interesar cuando Twitter me lo endose vía favorito. 

Más problemático será el contenido que Twitter me haga llegar a mi timeline por ser popular. Miedo me da. ¿Por qué supone Twitter que me va a interesar el contenido popular que no han compartido las personas que sigo? ¿Me va a regalar Twitter con las últimas aventuras de Justin Bieber, las ocurrencias de los tuitstars a los que no quiero seguir o a populares imágenes de minorías perseguidas y decapitadas en Irak? Tengo por política dejar de seguir (y a veces bloquear) al que me comparte contenido injurioso o con imágenes violentas o soeces vía RT. Pero resulta que con este cambio al único que nunca podré quitarme de encima aunque me comparta contenidos indeseados es al propio Twitter, el único al que sigo sin quererlo y sin poder dejar de seguir. 

Dejar de seguir y bloquear es una de las herramientas más valiosas que tiene Twitter. Es lo que lleva a que cada usuario marque sus criterios de “derecho de admisión”. Y que lleva como consecuencia a que cada usuario tiene en Twitter el TL que se merece. Twitter, de manera incomprensible, rompe esta regla básica. Como hemos apuntado, probablemente en la mayoría de los casos Twitter acertará. Pero tampoco incrementará con ello especialmente la calidad de mi experiencia tuitera. El riesgo, claro, es que el número de pifias de Twitter no sea relevante. Si la fuente de cabreos por los contenidos recibidos en Twitter no proviene de las personas a las que sigo, sino de las decisiones de Twitter, al que no sigo, la manera última de eliminar el contenido indeseado es dejar de seguir Twitter, desconectar. Lo veo como una opción remota en mi caso. Pero mucho más cercana de lo que estaba antes de la introducción de estos incomprensibles cambios.

Emitir contenido intruso

El segundo aspecto a considerar es que con el cambio, cabe la posibilidad de que mi contenido sea compartido por Twitter a usuarios que no me siguen o convirtiendo en la práctica un tuit que he marcado como favorito en en retuit. Parece esta parte del cambio sea todo ganancia, pero es precisamente aquí donde Twitter me está ya ahora fastidiando y empobreciendo mi experiencia tuitera.

Sí que veo como positivo que Twitter comparta un tuit mío entre usuarios que no sigo. Equivale en la práctica a un tuit promocionado que Twitter envía a un público segmentado susceptible de estar interesado en mis contenidos. Genial: más impresiones y, si Twitter hace bien su trabajo, el tuit conseguirá seguir subiendo en interacciones, vía RT, fav y nuevos seguidores, que es lógicamente lo más interesante. Gano yo porque incremento impacto y entro en contacto con usuarios con los que comparto intereses, gana la persona que me sigue porque descubre contenidos míos gracias a Twitter y gana Twitter porque aumenta la actividad y relevancia, que era el objetivo buscado. En este punto, bien; nada que objetar.

Por qué es una idea nefasta convertir un favorito en un retuit

Queda por ver la última opción, que es la que veo problemática y profundamente desacertada: que Twitter comparta con la red de personas que me siguen (todas o parte de ellas) un tuit que he marcado como favorito, lo que lo convierte de facto en un retuit.

La idea bien pensante de Twitter es que si hace visible un tuit que varios usuarios en una misma red estamos marcando como favoritos, Twitter conseguirá hacer aflorar contenido de calidad, del cual se beneficiarán tanto nuestros seguidores como nosotros mismos. Pensar eso es, paradójicamente, no saber cómo funciona Twitter. Es pretencioso dar lecciones a Twitter sobre cómo funciona Twitter, pero esta vez toca.

El valor y sentido de un RT es bastante unívoco, o se alcanza con facilidad por el contexto que da el usuario en los tuits siguientes o anteriores. Por mucho que en la biografía se ponga “RT is not endorsement”, casi siempre “RT is endorsement”. Si no en la intención del que hace RT, sí lo es en el que lee los RT (de hecho, leemos los RT, pero no las bios de los que hacen el RT).

En cambio, marcar como favorito es polisémico. En algunos casos es un “me ha gustado, lo guardo para tenerlo localizado”. En otros es “estoy de acuerdo contigo” o “que sepas que te apoyo”, y podrá tener tanto una finalidad semi-pública como semi-privada. En otros casos significa poco más que un “te he leído; me he enterado”. En otros casos sirve de manera implícita para cerrar una conversación. En casi todos esos casos no es especialmente problemático que Twitter convierta esos favoritos en RT. Sí que es fuente potencial de problemas el convertir un mensaje de ánimo o apoyo con intención privada y personal en algo público, simplemente porque ese gesto es compartido por otros en la red o es popular. En este caso, Twitter se inmiscuye en la decisión del usuario, y convierte en público algo que quería que tuviera un alcance privado. De hecho, si el usuario hubiera querido darle un alcance público, habría hecho un RT en vez o además de marcar como favorito.

El último uso del favorito es el que Twitter estropea con los cambios que ha introducido. Corresponde al uso de “suena interesante; lo marco como favorito para leerlo más tarde y decidir si lo comparto o no”. Yo hago un uso regular de esta última opción. Y una de mis reglas básicas tuiteras es que no comparto nunca en Twitter ni como tuit ni como retuit un contenido que no he leído o inspeccionado con suficiente detalle. Para mí es una norma básica para preservar la marca personal que expongo y desarrollo en Twitter. No tengo ningún interés en castigarla compartiendo contenidos de baja calidad o de naturaleza desagradable o nociva, impulsado por el atractivo del titular. Y eso es precisamente lo que Twitter va a hacer. Y eso es un error colosal. 

No es suficiente protección frente al escenario de contenido malo que Twitter me hace difundir porque confunde un favorito como contenido interesante el hecho de que otros en mi red también lo marquen como favorito o hagan RT. A mí me llega contenido de pobre calidad entre las personas que sigo. Y me llega contenido que no me gusta porque no comparto la opinión sobre muchos temas de muchas personas a las que sigo. Precisamente por eso, puedo marcar como favorito un contenido que es controvertido pero popular en mi red, para leerlo más tarde y forjarme una opinión. Por lo tanto, muchas veces sí que es cierto que “Fav is not endorsement”. Y esta es la fuente del problema, que para mí y otros puede ser muy desagradable: al convertir en RT un favorito, convierte el “Fav is not endorsement” en “RT is endorsement” entre la gente que recibe el tuit. En las veces que Twitter cometa este error y comparta un “lo leeré más tarde” pensando que era un “me ha gustado”, genera un riesgo claro de crisis de reputación personal de los usuarios seleccionados.

Por lo tanto, aquellos usuarios que disfrutan de redes que son muy ricas porque presentan centros de interés y de opinión muy dispares, es alto el riesgo de convertir en problemático un tuit marcado como favorito para leerlo después. Ese riesgo es especialmente delicado para aquellos usuarios en los que su profesión o éxito en las redes sociales se sustenta en el prestigio de su marca personal.

¿Cómo protegerse ante este nuevo riesgo que Twitter ha introducido con sus cambios? La respuesta es evidente: calculando y renunciando a la práctica de marcar como favorito para leer después para el contenido de perfil altamente conflictivo o con sospechas de baja calidad. Y esto es sinceramente una lástima, porque es el propio Twitter que con su nuevo cambio desactiva una de las buenas funcionalidades de esta red social única. Dejar de sentirte a gusto cuando descubres contenidos que llaman tu atención y quieres tenerlo localizado para su lectura posterior por temor a montar un lío es un primer paso para dejar de estar a gusto en Twitter. Decepciona que sean los desarrolladores de Twitter los responsables del desaguisado.

Twitter podría corregir este tremendo error si al compartir un tuit marcado como favorito no personaliza a ningún autor y se conforma con indicar “marcado favorito por varios en su red”.

En suma

Querido Twitter, lo que me has aportado en los tres años que estoy contigo no me lo ha aportando ninguna otra fuente de conocimiento. Te estoy profundamente agradecido por ello. Pero es preciso que vuelvas a entender que un favorito es un favorito y un RT es un RT, y que un favorito no es un RT. No dejes de ser lo que eras, porque si buscas convertirte en lo que no eres llegará un nuevo Twitter que lo hará mejor que tú, y con él nos iremos.

un favorito no es un retuit

Actualización

Adjunto una de las capturas de tuits en Estados Unidos en las que se ven ejemplos de cómo Twitter está utilizando este nuevo sistema. Ésta proviene del artículo en Re/code del 22 de agosto.

El tuit enmarcado de la izquierda muestra un ejemplo de intromisión vía favorito de otro. Vean lo interesante que es el contenido compartido. Sin comentarios.

El de la derecha corresponde al ejemplo de un tuit “popular en tu red”. No había prestado atención al contenido, pero constato con horror que 1) corresponde a cuenta corporativa, en este caso la de un medio de comunicación. Lo que tiene pinta de ser una vía para hacer tuits promocionados gratis a las marcas para convencerles de que estar en Twitter es muy bueno para ellas, a costa de dar el peñazo a los usuarios. 2) Va y resulta que es precisamente un tuit con imágenes violentas (el yihadista con el cuchillo en el cuello del periodista Jim Foley) que publica un medio sensacionalista. Genial. Justo lo que apuntaba en el texto que temía de Twitter.

Esto va a ser lo peor.tweet-recommends

Actualización 2

El 31 de agosto, Dick Costelo, cofundador y consejero delegado de Twitter interactuó con un usuario y explicó en qué supuestos aparecen esos tuits que son favoritos y se convierten en RT de facto. 

En el tuit que motiva la respuesta Youssef @YS mostraba y se quejaba de que gran parte de los tuits de su TL ya no correspondían al Twitter de toda la vida. Y mostraba un ejemplo de favorito convertido en RT. 

La explicación cuasi-oficial de Twitter: los tuits intrusos aparecerán en los TL de los usuarios que refrescan dos veces seguidas su TL y no ha habido tuits nuevos publicados. A falta de novedad, se sustituye por complementos de contenido con los tuits favoritos que se hacen RT o tuits ‘populares’ de personas no seguidas. El fin, si se quiere, es loable: si quieres ver más contenido y los que sigues no te lo proporcionan, Twitter te da un empujoncito y te selecciona material que 1) será parecido al que ya recibes; 2) te da pistas para expandir la lista de gente que sigues, porque se muestra tuits de usuarios que han gustado en tu propia red. Es una situación que tiene alta probabilidad de suceder para cuentas que siguen a pocos usuarios (@YS sigue a 112, @mjbiren a 44

No es seguro que consiga siempre ni lo primero (ver el interés muy relativo del favorito-RT) ni lo segundo (porque, otra vez, lo que hace es proponerte cuentas corporativas populares, que muchos no seguimos.

Con todo, puede que la diferencia entre enfados (como los que reflejan los usuarios a los que Costolo responde) y mayor satisfacción y actividad puede resultar a favor de los intereses de Twitter y los usuarios. La información también me sirve para entender que yo nunca recibiré uno de esos tuits intrusos: como sigo a más de 2.500 usuarios activos, siempre hay contenido nuevo publicado en mi TL.

Sin embargo, la explicación me confirma que el problema que me ha creado Twitter no desaparece en absoluto. Si pedirme permiso, Twitter seleccionará algunos de los tuits que he marcado como favorito, y lo convertirá en un RT que compartirá a usuarios que siguen a poca gente. Y eso es un error, porque altera mi actividad en Twitter ya ahora.

 

3 comentarios en “Marcar como favorito no es hacer retuit. Decepciona que Twitter lo haya olvidado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s