El ciclo del error en internet: nace, se disemina, se subsana, pero se hace inmortal – El VIH autoinfligido en Grecia

… y al final la justicia y la verdad no triunfaron.

La verdad no siempre triunfa. El happy end de las películas comerciales pocas veces consigue saltar a la realidad. Es duro reconocerlo. Pero nuestra realidad es así.

La maledicencia, la manipulación, la calumnia, el rumor infundado y el error tienen carta de naturaleza y tanta salud o más que la sobria realidad de las cosas. Porque existen y persisten, es de necios y de aficionados ignorarlos y despreciarlos por parte de los responsables de organizaciones y corporaciones. “No es verdad”, “No somos así”, “Es completamente falso” es la respuesta que suelen dar los que creen que no hace falta utilizar antídoto contra la mala reputación de una organización, por el simple hecho que consideran que esa mala percepción es una percepción mala: como no coincide con la “realidad”: los infundios se desvanecerán y la hermosa realidad emergerá por su propio peso. Sí que pasa en los libros y películas que aspiran a convertirse en best sellers; no en la realidad de la empresa. Precisamente, si esas historias se convierten en best sellers es porque son productos aspiracionales: reflejan la realidad que nos gustaría vivir, pero que desgraciadamente no experimentamos.

Las organizaciones que basan su gestión de la reputación en lo que creen que son y no en cómo son percibidas no hacen gestión de reputación, se quedan en una simple gestión de la comunicación.

.

El error en la era del social media

El poder configurador, performativo de la estrategia “te voy a contar quién soy” para que los consumidores y otros stakeholders acaben pensando que “tú eres como tú me dices que eres” ya era antes de recorrido limitado. En el fondo, esa “estrategia” es muchas veces es realmente simplemente una práctica funcional. Con el advenimiento de la extensión masiva del social media (que algunos traducen por redes sociales), esta vía está abocada a la esterilidad. Es una estrategia de impacto irrelevante si entre sus ingredientes no se cuenta con la información “qué piensan de mí”, independientemente de que esa percepción se ajuste más o menos a lo que la corporación considera que es la realidad.

El error, la falsedad, la mentira tienen vida propia. No mueren. Y el desarrollo del social media asegura todavía más su pervivencia y su buen estado de salud. Ignorar este hecho es diseñar una estrategia de gestión de reputación y comunicación con las coordenadas del mapa equivocadas.

Mostramos en este post un caso ejemplar, de manual, de cómo surge, se disemina y triunfa un error que es palmario.

Para ello nos servimos del excelente rastreo hecho por el usuario de Twitter Antonio Villarreal (@bajoelbillete). Él se interesó por la presencia de un resultado chocante, accedió a las fuentes originales para confirmar que se trataba de un error. Se comunicó con los autores del error, que lo reconocieron y lo subsanaron. Y en paralelo, el error goza de un envidiable estado de salud y propagación.

Tenemos un claro ejemplo del recorrido del error en redes sociales y en internet. Al mismo tiempo, la maravilla de la nueva era de las redes sociales es que permiten un acceso como nunca antes a las fuentes originales y a los creadores de contenido y conocimiento. Permite la posibilidad de dar visibilidad y por lo tanto transparencia tanto al origen del error como a los datos verdaderos. Vivimos por lo tanto la paradoja de un contexto de conversación social abierta y no filtrada que al mismo tiempo que favorece enormemente la propagación del error, también permite acceder con la máxima facilidad a las fuentes originales que acercan a la verdad de las cosas. Muy postmoderno.

.

La historia del VIH autoinfligido en Grecia. La influencia de la crisis económica.

Antonio Villarreal comparte un enlace a un artículo con un título explosivo.

En su tuit previo apuntaba “leo un bulo tan tremendo que tiene todas las papeletas para acabar en la prensa seria. A desactivar”. ¿Cómo desactivarlo? Yendo a las fuentes.

La fuente citada por @zerohedge es nada menos que la Organización Mundial de la Salud. Y, efectivamente, el esa fuente es la que aporta los datos publicados en prensa.

Sin embargo, la OMS no es la fuente primaria que ha investigado sobre el origen de los casos de infección por VIH en Grecia. Ese dato proviene de una cita a una publicación de credibilidad científica total: la revista Lancet. La inmensa mayoría de los lectores frena su espíritu indagador en este punto, por la fuerza que da la autoridad científica. Paradójicamente, “la autoridad científica” es de hecho uno de los principales agentes que aseguran la pervivencia del error entre la opinión pública. Porque se interpretan y simplifican sus conclusiones sin leer sus contenidos.

No fue este el caso, porque Antonio dio un paso más y consultó la investigación publicada en Lancet porque estaba disponible online. Como apuntábamos, eso sí que tiene de bueno internet.

Hete aquí que Lancet no dice, en absoluto, lo que reproduce la OMS:

.

Y Antonio Villarreal se propone y da un tercer paso: advirtamos a la fuente del error de que han publicado y se está difundiendo un error gravísimo: porque es garrafal y desacredita a la OMS y porque su difusión genera una alarma social completamente infundada.

La iniciativa de Antonio Villarreal y probablemente la de otros lleva a que la OMS pueda descubrir su error y rectificarlo con bastante rapidez. Otro de los beneficios de la era de las redes sociales abiertas. Aunque la OMS utilice un perfil bajo de comunicación de su error al usar el canal del correo electrónico personal como vía de respuesta, gracias a Twitter y a las redes sociales, yo y muchos nos enteramos de esa respuesta de carácter pretendidamente personal.

.

Error asumido, ¿asunto cerrado?

Bien. Error identificado. Error subsanado. Asunto cerrado.

Claro que no.

El error sigue su curso. Un desmentido, aunque sea oficial, no lo mata.

El que ya es oficialmente un patético error “tipográfico” corre feliz por las redes sociales e internet. No lo difunden usuarios anónimos antisistema despechados e indignados con los recortes. Nos lo cuentan los principales medios de comunicación.

Se convirtió en TT en Twitter en España a las 5 de la tarde el 27 de noviembre. No porque se hablara del error de la OMS, sino porque los medios alertaban de las prácticas suicidas de los griegos por culpa de la crisis.

.error y desmentido OMS VIH Grecia 50 autoinfligido crisis

Evidentemente, luego llego a los medios el desmentido por parte de la OMS, que publicaron los medios.

.

Pueden verlo en los tuits, pero la pregunta evidente es ¿qué impacto tuvo la noticia bomba y que impacto tuvo la noticia del desmentido?

En @ActualidadRT, 116 RT para la noticia y 18 RT para el desmentido

En @LaVanguardia, 46 RT para la noticia, 0 RT para el desmentido.

En @Zerohedge recibió 136 RT. No ha habido noticia ni tuit posterior publicando el desmentido de la OMS.

En @FoxBusiness recibió 50 RT, 2 para la rectificación

.

“Si los científicos lo dicen”, “Si los medios de comunicación serios lo dicen”… será verdad. Por lo tanto, aunque (o más bien porque) yo no sepa del tema, me lo creo y lo comparto. Y aunque es verdad que hay gente que dice que eso no es verdad, yo lo he leído: ellos son negacionistas. Verdad y error convivirán felizmente en las redes sociales, y por lo tanto en la opinión pública.

.

Así nacen, crecen, se reproducen y no mueren los errores.

Post elaborado por @NewsReputation

.

Otras referencias

“Cuando la viralidad tiene mejor recompensa que la veracidad”, Blog Error 500, Antonio Ortiz, 10 diciembre 2013

.

Anexo

Un amable lector me ha hecho llegar una ilustración sobre la compleja vida de los resultados científicos. No es fácil, no es fácil.

la vida de los resultados científicos los medios y las redes sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s